¿Qué es la escoliosis?
Cirugía lumbar

 

(Fuente: ASMADES)

¿Qué es la escoliosis?

Cuando una persona padece escoliosis la columna se curva lateralmente, hacia un lado u otro, en el área torácica y/o lumbar. Si miráramos desde arriba un individuo escoliótico veríamos que la curva de la columna arrastra a las costillas que están fijas a ella, lo cual produce una marcada prominencia (giba o gibosidad) en la cara posterior del tórax, habitualmente hacia la derecha.
La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral que aparece usualmente durante la adolescencia. Sin embargo puede aparecer en niños más jóvenes y también, aunque con otras características, en algunas pacientes seniles.
La escoliosis es un problema que puede aparecer en más de un miembro de una familia, en la misma o en sucesivas generaciones. Esta patología no es una consecuencia de algo que el paciente o sus padres hayan hecho o hayan dejado de hacer. Una postura abandonada o llevar carteras pesadas no provocan escoliosis.
De acuerdo con la Scoliosis Research Society (que es la sociedad científica específica sobre escoliosis de mayor peso del mundo) aproximadamente el 10% de los adolescentes tienen algún grado de escoliosis. Esta es una cifra realmente importante, que representaría para la población de EEUU un total de 1.000.000 de niños o adolescentes afectados de escoliosis. Alrededor de la cuarta parte de estos niños requerirán cuidado médico, que puede consistir en el simple control para descubrir un posible empeoramiento de la desviación de la columna o bien en prescribir un corsé ortopédico o incluso una cirugía en función del grado de la desviación el el momento de la detección. Algunas escoliosis son tan poco importantes que pueden no necesitar tratamiento alguno.
Las escoliosis leves son igualmente frecuentes en los chicos que en las chicas; sin embargo los casos más graves son siete veces más frecuentes en las chicas que en los chicos.
Estudios realizados en todo el mundo han demostrado que la escoliosis se da con frecuencia similar en todos los países. Tampoco existen diferencias significativas entre distintas razas o distintas etnias.

¿Cómo detectarla?

Uno de los signos más habituales de la escoliosis es la prominencia del borde interno de la escápula (paletilla), frecuentemente la derecha. Un hombro puede estar más alto que otro y el niño/a puede tener tendencia a inclinarse hacia un lado. Las caderas pueden ser desiguales y una parece ser más alta que la otra. Muy a menudo la escoliosis se detecta porque la ropa no acaba de sentarle bien al paciente. Esto es más aparente en las niñas, cuando deben de arreglarse los bajos de un vestido o de una falda. Cuando el niño o la niña con escoliosis se inclinan hacia delante la prominencia de las costillas de un lado (gibosidad), es muy evidente. La escoliosis no debe ser confundida con una mala postura.
Exámenes caseros para la detección precoz de la escoliosis

 

    • Posición normal (de pie)

¿Está la cabeza centrada sobre la vertical del pliegue entre las nalgas?
¿Está un hombro más elevado que el otro?
¿Abulta o está más alta una escápula (paletilla) que la otra?
¿Parece una cadera más alta o más prominente que la otra?
¿Hay una distancia mayor entre el antebrazo y la cintura en un lado que en otro?
¿Tiene el niño la espalda demasiado cargada (cifosis)?
¿Tiene el niño demasiado pronunciada la cintura (lordosis)?
¿Tiene el niño más marcado el talle en un lado que en el otro?
¿Parece el niño inclinado o escorado hacia un lado?

  • Inclinado/a hacia delante, como si hiciera gimnasia, dejando los brazos colgando, las palmas de las manos juntas y sin doblar las rodillas como si intentase llegar al suelo (las manos deben estar al menos por debajo de las rodillas)

¿Hay alguna prominencia o bulto a nivel de las costillas?
¿Hay alguna asimetría en las caderas o en la cintura?

 

Tipos de escoliosis

Cuando una persona padece escoliosis la columna se curva lateralmente, hacia un lado u otro, en el área torácica y/o lumbar. Si miráramos desde arriba un individuo escoliótico veríamos que la curva de la columna arrastra a las costillas que están fijas a ella, lo cual produce una marcada prominencia (giba o gibosidad) en la cara posterior del tórax, habitualmente hacia la derecha.
PosibleEscoliosis
La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral que aparece usualmente durante la adolescencia. Sin embargo puede aparecer en niños más jóvenes y también, aunque con otras características, en algunas pacientes seniles.
La escoliosis es un problema que puede aparecer en más de un miembro de una familia, en la misma o en sucesivas generaciones. Esta patología no es una consecuencia de algo que el paciente o sus padres hayan hecho o hayan dejado de hacer. Una postura abandonada o llevar carteras pesadas no provocan escoliosis.
De acuerdo con la Scoliosis Research Society (que es la sociedad científica específica sobre escoliosis de mayor peso del mundo) aproximadamente el 10% de los adolescentes tienen algún grado de escoliosis. Esta es una cifra realmente importante, que representaría para la población de EEUU un total de 1.000.000 de niños o adolescentes afectados de escoliosis. Alrededor de la cuarta parte de estos niños requerirán cuidado médico, que puede consistir en el simple control para descubrir un posible empeoramiento de la desviación de la columna o bien en prescribir un corsé ortopédico o incluso una cirugía en función del grado de la desviación el el momento de la detección. Algunas escoliosis son tan poco importantes que pueden no necesitar tratamiento alguno.
Las escoliosis leves son igualmente frecuentes en los chicos que en las chicas; sin embargo los casos más graves son siete veces más frecuentes en las chicas que en los chicos.
Estudios realizados en todo el mundo han demostrado que la escoliosis se da con frecuencia similar en todos los países. Tampoco existen diferencias significativas entre distintas razas o distintas etnias.
¿Cómo detectarla?
Uno de los signos más habituales de la escoliosis es la prominencia del borde interno de la escápula (paletilla), frecuentemente la derecha. Un hombro puede estar más alto que otro y el niño/a puede tener tendencia a inclinarse hacia un lado. Las caderas pueden ser desiguales y una parece ser más alta que la otra. Muy a menudo la escoliosis se detecta porque la ropa no acaba de sentarle bien al paciente. Esto es más aparente en las niñas, cuando deben de arreglarse los bajos de un vestido o de una falda. Cuando el niño o la niña con escoliosis se inclinan hacia delante la prominencia de las costillas de un lado (gibosidad), es muy evidente. La escoliosis no debe ser confundida con una mala postura.
Exámenes caseros para la detección precoz de la escoliosis
Posición normal (de pie)
¿Está la cabeza centrada sobre la vertical del pliegue entre las nalgas?
¿Está un hombro más elevado que el otro?
¿Abulta o está más alta una escápula (paletilla) que la otra?
¿Parece una cadera más alta o más prominente que la otra?
¿Hay una distancia mayor entre el antebrazo y la cintura en un lado que en otro?
¿Tiene el niño la espalda demasiado cargada (cifosis)?
¿Tiene el niño demasiado pronunciada la cintura (lordosis)?
¿Tiene el niño más marcado el talle en un lado que en el otro?
¿Parece el niño inclinado o escorado hacia un lado?
Inclinado/a hacia delante, como si hiciera gimnasia, dejando los brazos colgando, las palmas de las manos juntas y sin doblar las rodillas como si intentase llegar al suelo (las manos deben estar al menos por debajo de las rodillas)
¿Hay alguna prominencia o bulto a nivel de las costillas?
¿Hay alguna asimetría en las caderas o en la cintura?

Tipos de escoliosis
Hay diversas causas de escoliosis. Aproximadamente el 80-85% de los pacientes padecen el tipo llamado escoliosis idiopática. Idiopático/a significa «de causa no conocida». La escoliosis idiopática a menudo tiene carácter familiar y parece ser debida a factores genéticos o hereditarios. Tampoco se conoce qué es lo que pone en marcha el desarrollo de una curva o porqué algunas curvas empeoran y otras no. La escoliosis puede aparecer en pacientes por lo demás perfectamente sanos. De hecho así ocurre en la inmensa mayoría de los casos.
El restante 15% lo constituye las escoliosis cuya causa sí es conocida. Así, la escoliosis puede ser causada por enfermedades de los nervios o de los músculos, como la parálisis cerebral, las distrofias musculares y poliomelitis.
Otras causas conocidas de escoliosis incluyen las malformaciones congénitas de las vértebras, que se producen durante la formación de las vértebras en el curso del embarazo y ya están presentes en el momento de nacer. También es bien sabido que algunas anomalías del tejido conectivo como la del síndrome de Marfan, o alteraciones de los cromosomas como el síndrome de Down, pueden ser causa de escoliosis.
Una exploración de 30 segundos, en las edades comprendidas entre los 10 y los 15 años, puede marcar una diferencia para toda la vida. El diagnóstico precoz de la causa de la escoliosis, si existe, puede ser de gran ayuda para diseñar el tratamiento más adecuado.
Durante la adolescencia la escoliosis habitualmente no provoca dolor y puede ser difícil de descubrir. Una escoliosis menor puede existir varios años antes de que sea realmente aparente. Una de las maneras más sencillas de descubrir una escoliosis es usando el llamado test de inclinación hacia delante. Pero aún más importante es que el especialista examine la columna de los niños de manera regular, hasta haber completado todo el crecimiento. ya que la escoliosis puede aparecer en cualquier momento del proceso de desarrollo y empeorar durante el último «estirón»

 

Tratamiento

 

No existen medicamentos para tratar la escoliosis ni para prevenirla antes de que aparezca. Cuando se detecta una escoliosis su médico puede enviar el paciente a otro médico, especialista de la columna vertebral, para evolución y tratamiento, si precisa.
Este proceso puede consistir en exámenes periódicos, que incluyen radiografías tomadas de pie, necesarias para comprobar si la curva está aumentando de tamaño. Si la escoliosis se diagnostica pronto, las curvas más graves, o las que no responden al tratamiento con corsé, pueden requerir una operación.

 

Escoliosis del adulto

 

Si la escoliosis no es demasiado importante, en el adulto puede permanecer estabilizada o empeorar muy poco a lo largo de los años, de manera que no cause ningún problema serio. Sin embargo en algunas personas pueden darse cambios importantes. Las curvas pueden dificultar la respiración. También la osteoporosis, que es la pérdida de calcio que se produce con la edad, puede hacer que una desviación de la columna relativamente pequeña empeore de una manera importante. Por ello la prevención de la osteoporosis es especialmente importante en las personas con escoliosis.
En algunos casos pueden aparecer desviaciones de la columna en pacientes maduros como consecuencia del desgaste de los discos y de las articulaciones de la columna.