¿Qué es la escoliosis?
Cirugía lumbar

 

Hernia Discal Cervical y Lumbar

La hernia discal es un desplazamiento patológico o herniación del disco intervertebral (una estructura con función de amortiguamiento que se encuentra entre las vértebras), que puede comprimir las raíces nerviosas cercanas o lesionar la médula espinal, produciendo dolor, alteraciones de la sensibilidad o limitación funcional.

La intervención quirúrgica consiste en la extracción del disco dañado y/o del hueso que comprime las raíces nerviosas.

SINTOMATOLOGÍA
Los síntomas más frecuentes de la hernia discal cervical son: dolor cervical (cervicalgia), adormecimiento, calambres (parestesias), y/o debilidad muscular del brazo o de la mano.

La hernia discal lumbar ocasiona fundamentalmente dolor lumbar (lumbalgia), o dolor en una pierna (ciática) por irritación del nervio ciático. La lumbociática es la combinación de ambos.

Cuando se indica esta operación

El tratamiento es quirúrgico cuando existe dolor refractario a tratamiento convencional (analgésicos, antiinflamatorios, fisioterapia, etc.), riesgo de lesión neurológica (de las raíces nerviosas o de la médula espinal) y/o limitación física importante.

TÉCNICA QUIRÚRGICA

Hernia Discal Cervical

Existen, principalmente, dos tipos de técnicas:

  • Discectomía anterior: es la extracción parcial del disco intervertebral afectado. Se accede por delante a las vértebras cervicales (vía anterior, paciente boca arriba o en decúbito supino), se extrae parte del disco, y se cierra la herida. Si la intervención se realiza con ayuda del microscopio, el abordaje es mínimamente invasivo y recibe el nombre de microdiscectomía.
  • Laminotomía: es la extracción de parte del hueso que cubre al nervio comprimido por el disco intervertebral. Se accede por detrás a las vértebras cervicales (vía posterior, paciente boca abajo o en decúbito prono), se retira el hueso y se cierra la herida.

Hernia discal lumbar

Se coloca al paciente en decúbito prono o decúbito lateral (tumbado sobre un lado del cuerpo). Tras acceder al disco intervertebral, se realiza la extracción parcial de éste (discectomía). En ocasiones, es necesaria además la extracción parcial de material óseo de las vértebras o laminectomía para facilitar el acceso al disco o la descompresión nerviosa. Excepcionalmente, se realiza también la fijación de las vértebras entre sí con materiales sintéticos metálicos (artrodesis) para mejorar la estabilidad de la columna.

Periodo postoperatorio

Durante el postoperatorio se controla el dolor postoperatorio mediante medicación intravenosa y se vigila la presencia de hemorragia y síntomas neurológicos.

El tratamiento ortopédico más utilizado tras realizar esta intervención es un corsé dosolumbar moldeado a medida en termoplástico llamado comunmente Lumbostato. De media este corse es recomendable que lo lleve el paciente unos 3 meses.